Microsoft y Yahoo siguen los pasos de Netflix y Amazon